La Asamblea Estatal contra la Violencia de Género, pidió que el gobierno se comprometiese de verdad con las víctimas de la violencia machista

o p Sin título

El 15M vuelve a la calle

Tres años después del nacimiento del 15M, el movimiento que hizo despertar la conciencia social y política en España, y que inspiró a numerosas personas en otros países del mundo; vuelve a salir a la calle para celebrar su tercer aniversario en una manifestación que, desde las seis de la tarde,  recorrió el centro de la capital desde la fuente de Cibeles, hasta la Puerta del Sol, entre un gran despliegue policial; al grito de “esta deuda no la pagamos” y del ya famoso “sí se puede”.
Cabecera de la manifestación / Fuente: María López Valea
Personas a favor de la educación pública, en contra de la privatización de la sanidad, miembros de la plataforma StopDesahucios y de asambleas como la de Argando o Usera, se reunieron en una protesta que aunque no con muchos asistentes, quizás por el partido que decidía la liga o por el cansancio de la población hacia un gobierno que no responde a sus peticiones, dejó claro que el movimiento social no ha acabado, y que al 15M aún le quedan años de vida.
A lo largo del recorrido, amenizado en todo momento por la batucada, los manifestantes se acordaron de Gallardón y su ley del aborto; de la reforma laboral; de la semejanza entre al PP y el PSOE;  y también de banqueros, la troika y la crisis económica, con el cántico de “esta estafa no la pagamos”.
Sobre las siete y media de la tarde,  la cabecera de la manifestación llegaba a Sol, a su casa, tres años después; y empezaba el concierto de la Solfónica, que puso la nota musical con una versión del “Je Veux” de la cantante francesa Zaz, y de la “Rianxeira”, en tono reivindicativo.
Tras esto tocó el turno de las intervenciones de las diferentes asambleas y grupos presentes. El primero en hablar fue un hombre mexicano que leyó un manifiesto internacional, donde se explicaba la inspiración que  fue el 15M para movimientos latinoamericanos como el “532 México” y que recordó que hay que superar las frontes.
Pancarta de un manifestante / María López Valea
En segundo lugar, se dio la palabra a una mujer que contó cómo se estaba viviendo estas jornadas en el resto de Europa,y donde destacó el anuncio de que desde Alemania iba a salir una marcha, “la marcha de la libertad”, que tiene como objetivo llegar a Bruselas el próximo 27 de junio, día en el que se producirá en la capital belga una reunión para tratar el tema de FRONTEX (política de inmigración de la Unión Europea, para proteger las fronteras de los países miembros).
No fueron estos los únicos en hablar sino que otros grupos como el Movimiento Zapatista defendió la creación de”un mundo con muchos mundos”; la Asamblea Estatal contra la Violencia de Género, pidió que el gobierno se comprometiese de verdad con las víctimas de la violencia machista; y la Plataforma No Somos Delito, que recordó la la criminalización de las manifestaciones que se recoge en la conocida como “ley mordaza”.
Sin embargo, esta vez no solo se trataron temas políticos, sino que hubo un espacio para hablar sobre los transgénicos, los abonos y los peligros de estos, tanto para la agricultura como, en el caso de los primeros, para el consumo humano.
Una jornada más de protesta que, como suele ocurrir en las manifestaciones del 15M finalizó con un turno de palabra donde se dio la oportunidad a los allí de presentes de aportar sus ideas para conseguir el cambio social, y donde se habló de temas tan varios como la insumisión fiscal o la necesidad de ir a votar en las próximas elecciones europeas.
Quizás a menor escala o quizás con menos personas que hace tres años, lo que está claro es que el 15M; aquello que nació de manera espontánea, como el cansancio de una población hacia un gobierno que no consideraban legítimo, sigue vivo en toda esa gente que aún cree que un cambio es posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*